A cerca de este blog

Soy nuevo en este mundo de las redes y me asomo a el con ese resto humano de incontrolable vanidad que pretende dejar su huella, o quizá más amablemente como escribe el poeta Jose Teruel.

Cuando un hombre de disposición melancólica

se queda solo frente al mar

y descubre repentinamente convencido

que vivirá y morirá ignorado;

entonces escribe su nombre

sobre cualquier superficie que encuentra a mano.

Los parajes solitarios, cenadores públicos,

cortezas, papeles abandonados

estarán siempre cubiertos de inscripciones semejantes,

hechos con ávido pulso,

a mano, a tinta, apunta de cuchillo.

Veo blogs llenos de vida, imaginativos alegres. El mundo necesita de esa alegría, el buenos días amable, el comentario del amigo contagiado de animo,  la sonrisa para cruzar el umbral de la vida diaria y la esperanza de un día por delante para hincarle el diente.

Va a ser este mio un blog de rabia, de pesimismo, de tristeza y de fracaso. Y me asusta que alguien visite mis miserias.

¿Por que entonces seguir con esta historia? ¿Por que tiene que irrumpir un ronpehuevos como yo a borrar esa sonrisa? ¿Por que no seguir dejando estas palabras, como siempre perdidas en libretas o papeles sueltos a que el fuego las encuentre y las destruya para no contagiar la esperanza y la fuerza que el mundo necesita.

Alguien dirá que ha de haber de todo. Y no sirve. ¿Por que ha de existir la pobreza, la injusticia, la maldad, el dolor? ¿Por que un bien y un mal, si todos reconocemos el bien?; pero  ¿Cual es el bien universal? ¿Es mi bien igual al tuyo? ¿Es el bien de un pueblo distinto al del vecino? ¿Cual es el bien general que nos haga sentirnos a todos mejor?

Se reconocer la alegría, el optimismo y me parecen buenos, pero yo no los practico; hace tiempo que no se donde  se encuentran.

Por eso os saludo blogeros optimistas y de amplia sonrisa. Perdonarme mis miserias si se cruzan en vuestro camino, sed generosos y dejarme seguir existiendo en este rincón de mi memoria a que encuentre una sonrisa que poder regalaros.

Hace tiempo escribí unas palabras que, releidas ahora, me parecen una expiación y que pueden venir al caso de esta justificación.

Para escribir de la vida hay que conocerla

haber luchado codo a codo con ella

haberle dado la tuya

haberle robado la suya.

Para alcanzar el cielo

hay que regresar de los infiernos

sufrir con la injusticia del mediocre que te vence

defender tu cobardía con la verdad de tus miserias

regalar cariño sin recibir monedas

sentir el frío y el hambre de la carne

y el corazón roto de esperanza

para recomponerlo de nuevo

y en cada desilusión encontrar el gesto alegre

que ofrecer al vencedor;

no abrirte las heridas a cambio de caridad

olvidar el dolor en la mano que las cure

bendecir la luz que te guíe en el camino

sonreírle a cada minuto por dejar paso al siguiente

no poseer nada mas que tus manos abiertas,

para que en ellas la paz descanse,

como el aire, como el sol,

como esta tierra que da cobijo a nuestros pasos…

Para sentir la vida hay que levantarse cada día

tan solo para verla sonreír

ocultar el precio de tus lagrimas

porque riegan la tierra donde nace la belleza.

Para que algo tuyo quede

has de perderlo todo

en un gesto de humildad,

no pretendas que te quieran

y dales todo aquello por lo que cada día mueres;

dales tu dolor, sin que lo sepan, con tu mejor sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s